lunes, 6 de octubre de 2008

OCTUBRE 2008. INICIO. Maria René ha quedado huérfana y desamparada pero sabe que tiene un padrino al que puede recurrir para que la ayude, pues no sabe cómo podrá salir adelante. Es por eso que acude a Erasmo Montemayor, su padrino, quien le promete ayudarla en cuanto Maria René le cuenta cómo fue que su madre murió debido a su enfermedad. Erasmo decide que la llevará a su hacienda.

En una lujosa hacienda, Consuelo acaricia y besa amorosamente a su hijo Luis Fernando, al que le asegura que después de muchos años siente una paz inmensa pues el ser al que más ha odiado en el mundo ha desaparecido. Ordena a Georgina, el ama de llaves, que prepare la cena pues festejarán en grande.

Luis Fernando, en su soledad, piensa en lo solo que se siente en la hacienda por no tener amigos ni hermanos, debido a la sobreprotección de su madre.

Erasmo llega a la hacienda acompañado de Maria René, a la que pide a Consuelo que trate como si fuera su propia hija. Consuelo asegura que jamás querrá a la hija de la mujer a la que tanto odia. Luis Fernando aparece en ese momento y se sorprende al ver a Maria René, a quien invita a jugar en los jardines y a quien le propone que sean amigos, mientras que Erasmo discute con Consuelo, a quien le advierte que si intenta dañar a Maria René lo pagará muy caro, pues la muchacha no tiene la culpa de lo que sucedió.

Georgina trata con l apunta del pié a Maria René, pues le es fiel a Consuelo y está de su lado para sacar de la hacienda a la muchacha.

Consuelo se sincera con su amiga Gloria, a la que recuerda cuanto odió a la madre de María René y por lo tal cuánto odia a la muchacha. Gloria considera que Maria René es inocente de lo que sucedió hace tantos años pero Consuelo insiste en culpar a la muchacha.

María René llora la muerte de su madre, la extraña, y, al recordar las palabras de Consuelo, se da cuenta de que su vida en la hacienda no será fácil.

Pasan tres semanas en las que Maria René y Luis Fernando se hacen amigos a pesar de que Consuelo y Georgina tratan de separarlos, pues Consuelo considera que Maria René no es una buena influencia para su hijo.

Ana Flávia, una muchacha caprichosa y egoísta, le confiesa a su madre, Gloria, estar enamorada de Luis Fernando. Gloria le asegura a su hija que, si se lo proponen, el futuro de ambas puede cambiar.

Erasmo no concibe cómo Consuelo puede ser tan fría con Maria René, a la que promete que Consuelo cambiará con el tiempo.

Consuelo le promete a Gloria que será Ana Flávia la que se case con Luis Fernando, cuando éste se aleje de Maria René. Gloria pregunta cuándo será eso y Consuelo asegura que muy pronto.

Maria René platica con Georgina sobre su madre, pero  a Georgina le importa muy poco lo que la muchacha sienta por lo que la ignora por completo pero le asegura que su madre fue mala por lo que Maria José la cachetea, armando borlote en la cocina.

Ana Flávia visita a Luis Fernando y se le insinúa. Él la rechaza rotundamente.

Durante la cena, a la cual son invitadas Gloria y Ana Flávia Villafranca, Consuelo aprovecha para insinuar que la madre de Maria René fue una cualquiera. Maria René estalla y le grita cosas terribles a Consuelo, a la que acusa de arpía, amargada e intrigosa. Maria René se marcha a su habitación y llora amargamente. Es interrumpida por Luis Fernando, quien le promete que jamás la dejará sola.

Erasmo exige a Consuelo que le pida una disculpa a María René pero la mujer se niega y promete que hará de la vida de la huérfana un verdadero infierno.

Maria René es enviada a la escuela, donde conoce a Isabel, quien le asegura que serán muy buenas amigas. Ambas se cuentan sus vidas. Los padres de Isabel son divorciados y lamenta escuchar que María René es una recogida.

Consuelo aprovecha que Maria René no está para registrar en sus pertenencias. Allí encuentra una foto de los padres de la mujercita y llora amargamente, maldiciéndola, para entonces ir a la iglesia y reclamarle a Dios el haber puesto a la huérfana en su camino, pues nunca podrá dejar de odiarla por ser fruto del pecado, de las bajas pasiones de su madre.

Erasmo le cuenta a su fiel amigo Agustín sobre Maria René. Agustín siente lástima por la muchacha y asegura a Erasmo que Consuelo cambiará.

Maria René regresa a casa y es sorprendida por Consuelo, quien le prohíbe que se acerque a su hijo. Maria René no hace caso de la mujer.

Isabel habla con Delia, su madre, sobre Maria René, con quien se ha identificado. Delia espera conocer pronto a la nueva amiga de su hija.

Consuelo le prohíbe a Luis Fernando seguir siendo amigo de Maria René. El muchacho se revela contra su madre, quien le avisa que lo ha inscrito en una universidad muy lejos de la hacienda, con tal de separarlo de la huérfana.

Maria René e Isabel salen a pasear juntas y se encuentran con Ana Flávia y sus amigas. Ana Flávia no pierde la ocasión para burlarse de María René, quien llora por las ofensas, pero Isabel se abalanza contra la engreída Ana Flávia, cacheteándola y asegurándoles a las demás que la que se meta con Maria René, se meterá con ella.

Erasmo considera que Maria René debe ir a la universidad con Luis Fernando. Consuelo pone el grito en el cielo y exige que mantengan la distancia entre su hijo y la hija de una cualquiera. Erasmo abofetea a Consuelo y le exige que no se vuelva a expresar así de Lucía, la madre de María René. Consuelo, enfurecida, jura que Maria René pagará los pecados de su madre, la cuál fue una golfa oportunista.

Maria René presenta a Isabel con Luis Fernando, quien ríe en cuanto le cuentan como Isabel golpeó a Ana Flávia. Los tres se divierten con bebidas y panecillos que Georgina les da, para entonces irle a contar a Consuelo lo que sucede por lo que Consuelo exige a Maria René que no lleve a la hacienda a sus mugrosas amigas. Erasmo intercede y le exige a Consuelo que se calme o de lo contrario la que se irá de la hacienda será ella.

Ana Flávia hace un tremendo berrinche en casa y le cuenta a su madre lo que le sucedió gracias a Maria René. Gloria le asegura a su hija que entre ellas y Consuelo se encargará de deshacerse de la recogida.

Maria René y Luis Fernando caminan por los jardines de la hacienda y allí surge un primer beso entre los dos. Son descubiertos por Consuelo, quien le advierte a Luis Fernando que si no se aleja de Maria René entonces lo enviará  a un seminario para que consagre su vida a Dios. Cachetea a la muchacha asegurándole ser tan golfa como su madre, Lucía.

Gloria reclama a Delia los golpes de Isabel a Ana Flávia. Delia cree que los pleitos de muchachas no tienen porqué enemistarlas a ellas. Gloria habla pestes de Maria René pero Delia la defiende.

A escondidas, Luis Fernando le pregunta a Maria René si desea ser su novia y ella le dice que sí. Ambos se dan un fuerte beso de amor.

10 AÑOS DESPUÉS: María René ya es toda una mujer pero todavía continúan sus problemas. Se encuentra en un café con Isabel, a la que le cuenta que Erasmo se encuentra gravemente enfermo y teme por su vida.

Consuelo cuida a Erasmo, quien asegura que se repondrá pronto. Consuelo lo deja bajo el cuidado de Georgina, asegurándole que tiene algo muy importante qué hacer: ir a la iglesia a pedir por la salud de su marido. Allí se encuentra con el padre Benjamín, a quien consuelo le asegura que su calvario empezó el día en que María René llegó a la hacienda.

Maria René se siente feliz por el esperado regreso de Luis Fernando después de tantos años. Sueña con casarse con él para irse a vivir los dos, lejos. Isabel le pregunta a su amiga qué es lo que hará si después de tantos años de ausencia Luis Fernando no desea casarse con ella. Maria René asegura que se moriría.

Benjamín, quien se ausentó del pueblo por más de 20 años, le pregunta a Consuelo por Lucía. Consuelo le cuenta que Lucía murió hace muchos años, pero que años antes huyó del pueblo y nadie la volvió a ver jamás. Benjamín siente pena por su ex amiga, mientras que Consuelo, fingiendo dolor, se jura dentro de si misma que nadie sabrá la verdad jamás.

Erasmo pide a Georgina que en caso de que él muera ella se haga cargo de María René, a la cuál con el paso del tiempo le ha tomado estima. Georgina asegura que así será.

En el aeropuerto internacional, dos jóvenes apuestos se conocen y se sorprenden el uno al otro: son Luis Fernando y Ana Flávia, quienes se sorprenden al reconocerse.

Isabel encuentra a Delia con Agustín, al que le pide que deje en paz a su madre. Agustín asegura estar interesado en Delia pero Isabel no acepta esa relación.

Consuelo advierte a Maria René que si habla de su madre con la gente, entonces se meterá en serios problemas. Maria René asegura que su madre fue una santa pero Consuelo nuevamente le recuerda que fue una cualquiera que solo la arrojó a la vergüenza.

Benjamín piensa mucho en Lucía y se siente culpable por su cruel destino.

Ana Flávia y Luis Fernando la pasan muy bien en la ciudad de México, donde Luis Fernando asegura a su compañera que aún sigue en pié la promesa de amor que hace años le hizo a María René por lo que Ana Flávia cree que debe hacer algo.

Maria René visita la iglesia y se confiesa con el padre Benjamín, quien descubre que es la hija de Lucía, cosa que Consuelo nunca le dijo.

Agustín habla con su hijo Juan, al que asegura amar a Delia como loco. Juan lamenta que Isabel no sienta lo mismo por él, pues la ama sinceramente.

Ana Flávia seduce a Luis Fernando, quien, borracho, se deja llevar por sus bajas pasiones, fornicándola gentilmente, por lo que Ana Flávia cree que lo tiene en sus manos y jamás se casará con María René.

Erasmo asegura a Consuelo que Maria René se casará con Luis Fernando. La mujer estalla en furia asegurando que eso no será posible pero Erasmo insiste. Consuelo asegura que Maria René es igual de mosca muerta que su madre, de la cuál Consuelo sabe muchos secretos, pues las dos fueron amigas y las dos se sabían absolutamente todo. Consuelo le susurra unos secretos al oído a Erasmo, quien se altera y jura que todos van a saber la verdad. Consuelo le dice que lamentablemente eso será imposible porque él está muy enfermo y en cualquier momento podría morir, aunque ella podría adelantar ese momento ahora. Consuelo asfixia a Erasmo con una almohada asegurándole que merece morir como un perro y arder en los infiernos con Lucía. Sale de la casa en secreto, para que nadie sepa que estuvo allí y es Georgina la que descubre que Erasmo ha muerto.

Isabel pide a Juan que no la atosigue con sus palabras de amor pues ella no está interesada en nadie. Juan le pide que le diga si al menos siente algo por él e Isabel le dice que no.

Maria René se entera por Georgina de la muerte de Erasmo y sufre por la pérdida de su padrino. Consuelo aprovecha la situación para decirle que ya no tiene a nadie que la proteja por lo que debe recoger sus cosas y largarse de la hacienda.

Luis Fernando y Ana Flávia fornican exquisitamente pero él siente remordimientos por lo que cree que deben regresar al pueblo. Ana Flávia trata de negarse pero finalmente accede. Él le pide que no diga absolutamente nada de lo que ha sucedido.

Maria René se siente muy mal por la muerte de su padrino y acude a Isabel y Delia, quienes la consuelan. María René asegura no saber que hacer ni a donde ir ahora que Consuelo la ha corrido de la hacienda. Ellas la llevan con el padre Benjamín, con quien Maria René se desahoga. Benjamín le promete a la muchacha que él estará con ella siempre.

Consuelo siente remordimientos de conciencia pero se refugia en su rencor para pedir perdón a Dios, culpando a Maria René de todo lo que ha sucedido en su vida, pues cree que tanto María René como su madre son culpables de todas sus desgracias. Luis Fernando la sorprende llorando y le pregunta en donde está su padre y porqué la gente está de luto en la hacienda. Consuelo se aferra a su hijo, asegurándole que Erasmo está muerto y que María René es la responsable. Luis Fernando se sorprende y en ese momento entra Maria René, quien asegura que eso no es cierto. Maria René y Luis Fernando lloran juntos, despertando los celos de Ana Flávia y Consuelo, quien dice puras patrañas sobre la muerte de su marido para hacer parecer culpable a María René, quién, ante la duda de Luis Fernando, sale huyendo del lugar. Consuelo aprovecha para pedirle a su hijo que, ahora que Erasmo ha muerto, se case con Ana Flávia lo más pronto posible.

Juan visita a Isabel, quien acepta salir con él. Ella se da cuenta de las intenciones del muchacho, quien está enamorado de ella.

Ana Flávia le asegura a Gloria que conseguirá el amor de Luis Fernando a como de lugar, y mucho más ahora que es el heredero universal de Erasmo. Gloria se sorprende por la ambición de su hija, quien está dispuesta a fingir un embarazo con tal de atrapar al muchacho. Gloria se impacta al enterarse de que su hija se ha entregado a Luis Fernando.

Luis Fernando habla con Maria René, quien jura no tener nada que ver con  la muerte de Erasmo y cuenta la verdad. Luis Fernando la abraza y Consuelo los sorprende exigiéndole que suelte a la bastarda, la cuál es su media hermana. Maria René sale del lugar y Luis Fernando le exige a su madre que abandone esos pensamientos tan enfermos que solamente la han cegado pero Consuelo insiste y le informa a su hijo que ahora que su padre ha muerto, María René se tendrá que ir de la hacienda. Luis Fernando jura que él jamás lo permitirá y que, si María René se va, él entonces se irá con ella, pues la quiere hacer su esposa. El odio de Consuelo hacia Maria René ahora es mucho más letal, por lo que le exige a su hijo que se olvide de esa bastarda inmunda o de lo contrario él pagará las consecuencias. María René exige a Consuelo que le diga porqué la odia tanto.

Georgina arregla la habitación de Consuelo y allí encuentra las fotografías de un hombre al que nunca antes había visto.

Agustín visita a Delia y le pide que formalicen su compromiso pero ella desea esperar, pues necesita el consentimiento de Isabel. Agustín explota y le exige que tome las decisiones solas pues Isabel no tiene porqué dirigir su vida.

Maria René pasea sola por las calles y es sorprendida por Ana Flávia, quien le hecha el auto encima y después la insulta. María René asegura que Luis Fernando la ama pero Ana Flávia le confiesa que ella y él se entregaron su amor y que muy pronto se casarán. Ante esa sorpresa, María René decide que se marchará de la hacienda.

Isabel y Juan se encuentran con Luis Fernando, a quien le dan la bienvenida en el pueblo.

Consuelo visita al padre Benjamín asegurándole tener un gran dolor que la consume. En el confesionario, asegura ser la responsable de la muerte de Erasmo. El sacerdote se sorprende ante confesión y le pide a Consuelo que le diga si María René es hija de Magdalena pero Consuelo, malvada, evita ese tema a como de lugar, huyendo de la iglesia.

Maria René hace sus maletas y Luis Fernando la sorprende. Ella le reclama el haber fornicado con Ana Flávia. Él le asegura que ella lo sedujo y que él se dejó llevar pero Maria René no le cree absolutamente nada. Luis Fernando la besa apasionadamente y ella le corresponde apasionadamente. Son descubiertos por Consuelo, quien abofetea a María René asegurándole que es una perdida al igual que su madre. La corre nuevamente de su casa pero Luis Fernando se interpone, asegurando que ama a María René y se casará con ella; entonces Consuelo lo abofetea y le pide que él también se marche.

Gloria le asegura a Ana Flávia que si Maria René se lo propone, con su belleza podrá enredar a Luis Fernando, al cuál tiene loco. Ana Flávia tiene un arranque de celos, asegurando que lo suyo nadie lo toca, por lo que jura que hará todo lo posible por eliminar a Maria René, por lo que llama a Consuelo, quien le dice que ambas tienen que unir sus fuerzas para destruir a la bastarda, a la cuál ha corrido de la hacienda. Eso satisface momentáneamente a Ana Flávia, quien cree que ha ganado la partida pero se impacta cuando Consuelo le cuenta que Luis Fernando también ha decidido irse de la hacienda tras esa mujer.

Agustín teme dar a conocer el testamento de Erasmo, pues sabe que muchos odios se desatarán. Juan le aconseja a su padre que adelante todo y que sea lo que tenga que ser, pues de lo contrario las cosas jamás se resolverán.

Al ver a Luis Fernando marcharse, Consuelo le suplica de rodillas a su hijo que no lo haga y el le exige que deje quedarse a Maria René para que él no se marche. Con tal de retener a su hijo a su lado, Consuelo acepta su petición y le pide a María René que no se marche de la hacienda.

NOVIEMBRE 2008. Benjamín visita el pueblo en el que vivía María René, pues desea saber sus orígenes. Ahí se topa con Tobías, un hombre que conocía perfectamente a Magdalena. Tobías le cuenta al sacerdote que Magdalena temía por ella y su hija y que estaba aterrada por la idea de que una mujer las encontraría para hacerles daño. Benjamín no se sorprende al saber que esa mujer es Consuelo.

Agustín visita la hacienda para leer el testamento de Erasmo y exige que Maria René esté presente a pesar que Consuelo trata de evitarlo, asegurando que la muchacha es solamente una recogida. Luis Fernando llama a María René y entonces es testamento es leído. Consuelo se lleva una terrible sorpresa al escuchar que tanto Luis Fernando como Maria René son los herederos universales de Erasmo y que deben cuidar de la misma Consuelo hasta que fallezca. Consuelo, volcada en ira, asegura que Maria René es una oportunista que se aprovechó del gran corazón de su marido, segura de que es la hija bastarda que él tuvo con su amante, Magdalena. 
María René abofetea a Consuelo y le prohíbe mancillar la memoria de su madre. Consuelo la maldice como maldice a magdalena y Erasmo asegurándoles a todos que la bastarda no se saldrá con la suya. Luis Fernando abraza a María René y le pide que no sufra, pues cuando se casen, ambos se irán lejos. María René rechaza la herencia de Erasmo, pues se siente confundida por lo que Consuelo habló sobre Erasmo y Magdalena. Luis Fernando le asegura que todo lo que su madre ha dicho han sido mentiras.

Consuelo llora amargamente por el rechazo de su hijo y el favoritismo de éste hacia María René por lo que visita a Gloria y Ana Flávia para planear una separación entre ellos. Ana Flávia cuenta que se entregó a Luis Fernando y que puede decir que se ha embarazado, por lo que él se tendrá que casar con ella. Consuelo está completamente de acuerdo, aunque Gloria no.

Luis Fernando y Juan hablan de lo difíciles que son sus vidas en el pueblo. Ambos desean irse lejos con las mujeres que aman: María René e Isabel.

Benjamín habla con María René, a la que le pide que le cuente sobre su madre. Al escuchar la historia de la muchacha, Benjamín se da cuenta de que Consuelo ha sido perversa desde siempre.

Delia y Agustín se encuentran y hablan sobre la Familia Montemayor. Delia le cuenta a Agustín lo infeliz que Maria René ha sido en la hacienda.

Benjamín visita a Consuelo y le exige que diga la verdad acerca de Magdalena pero Consuelo asegura que lo que ha dicho bajo secreto de confesión sella los labios del sacerdote. Benjamín le confiesa que ha investigado por su cuenta y saber que Consuelo siempre hizo de la vida de Magdalena un martirio. Consuelo abofetea al sacerdote y le asegura que si abre la boca, entonces lo lamentará como una vez lo hiciera Erasmo.

Ana Flávia aparece ante Luis Fernando y con lágrimas le confiesa estar embarazada. El no cree en sus palabras y le dice que aunque así sea, de cualquier forma se casará con María René.

María René le pide a Isabel que acepte a Juan, el cual la ama demasiado. Isabel decide darse una oportunidad y acepta a Juan como su novio.

Ana Flávia se siente feliz y asegura a Gloria que logrará separar a María René y Luis Fernando con sus mentiras. Gloria no está de acuerdo en la forma de actuar de su hija.

Luis Fernando habla con María René en los jardines de la hacienda. Allí ella lo nota extraño y él le cuenta que se casarán, pero que no sabe si Ana Flávia le dice la verdad o miente, pues le ha dicho que está embarazada.

Consuelo confiesa al padre Benjamín que cuando él, Erasmo, la misma Consuelo y Magdalena eran amigos inseparables, Magdalena traicionó a Consuelo pues se interpuso en la relación entre Consuelo y otro hombre, hace muchos años, hasta quedar embarazada de él, por lo que, siendo de familia pudiente, Consuelo la mandó a matar pero Magdalena tuvo tanta suerte que sobrevivió, logrando que Erasmo se hiciera cargo de ella y su hija bastarda, a la cuál Erasmo bautizó en secreto, tras haberse casado con Consuelo.
Benjamín se siente confundido pies asegura que entre Erasmo y Magdalena jamás hubo una relación amorosa, mas consuelo le recuerda que cuando fueron jóvenes, ella, Consuelo, y él, Benjamín, se amaron locamente a pesar de que el sacerdocio los separara, así como lo hizo Magdalena. Benjamín comprende entonces que es verdad: Consuelo y Magdalena lo amaron y él solo le correspondió a Magdalena, con la cuál tuvo aventuras íntimas. Consuelo le confiesa al sacerdote que la bastarda a la que tanto aborrece es fruto del pecado, pues es hija de la promiscua Magdalena y de él, el padre Benjamín, quien se sorprende ante la sorpresa y lo premedita unos instantes. Él quiere salvar a su hija, hacerla feliz, pero Consuelo le advierte que si él abre la boca, perderá a sus feligreses e incluso a María René, quién confía ciegamente en él.

Isabel y Juan se besan apasionadamente y el le asegura que sería capaz de hacer cualquier cosa por ella, entonces Isabel lo pone a prueba y le pide que separe a Agustín y Delia.

Maria René y Benjamín se topan. Ella se aferra a él y le pide ayuda y consejo pues es muy infeliz desde que llegó a la hacienda. Consuelo los sorprende y comenta que pareciera que fueran padre e hija. Benjamín le pide a María René que sea paciente pues él la ayudará y la enviará a la capital, donde vivirá con una hermana de él.

Delia siente un fuerte dolor en uno de sus senos y teme que sea de gravedad.

Consuelo le exige a Luis Fernando que se case con Ana Flávia pero él está seguro de que el embarazo de la mujer es solamente una mentira para chantajearlo con el matrimonio. Se niega a casarse. Consuelo interpone a la sociedad y Luis Fernando le recuerda que ella lo envió a estudiar muy lejos de la hacienda y que allá donde estudió, aprendió a que la gente se pasa de largo el que dirán y muy poco importa la sociedad, por lo que, si Ana Flávia se ha embarazado, entonces es ella la única responsable de  lo que le sucede.

Maria René sufre demasiado por el amor que le tiene a Luis Fernando. Delia le aconseja que obedezca al padre Benjamín y se marche lejos, donde pueda olvidarse de todas las peripecias por las que ha pasado.

Luis Fernando busca a Ana Flávia y le asegura que si ella desea tener al hijo que espera, entonces lo resuelva sola porque jamás contará con él, ya que él está seguro de que todo ha sido un chantaje para atraparlo.

Consuelo le pide a Maria René que ahora que es millonaria busque donde vivir porque en la hacienda no puede seguir viviendo. Maria René prepara sus maletas acompañada de Georgina, quien le desea lo mejor y le pide que se mantenga en comunicación. María René abraza fuertemente a la mujer y se marcha de la hacienda. En el camino se topa con Gloria, quien le pide que sea justa y deje que Luis Fernando y Ana Flávia sean felices, ya que Ana Flávia está gravemente enferma y no lo sabe. María René le promete a Gloria que se alejará de Luis Fernando con tal de que Ana Flávia sea feliz.

Benjamín no deja de sentir remordimientos por la vida que Maria René ha llevado. Se pregunta porqué Magdalena jamás le dijo que aquel acto de amor entre los dos tuvo consecuencias. Quizás para no interponerse en su sacerdocio. Benjamín pide a Dios que lo ilumine para tomar decisiones correctas,

Isabel le pide a Delia que la envíe a la capital con Maria René. Delia se niega pues no desea perder a su hija. Maria René le pide a Delia que deje que Isabel la acompañe al menos por unos días. Delia acepta.

Consuelo y Ana Flávia celebran la partida de Maria René, pues ahora tienen el camino libre para convencer a Luis Fernando. Ana Flávia cree que el hecho de que la bastarda se haya ido de la hacienda no significa que deje de ser un peligro por lo que considera que sería muy bueno mandarla a matar.

Luis Fernando busca a Maria René por toda la hacienda y no logra encontrarla. Georgina le informa que la muchacha se ha ido para siempre.

María René, Benjamín e Isabel parten a la capital en un tren, donde María René recuerda cómo fue su vid en el pueblo. Se aferra fuertemente a la imagen de su madre, Magdalena, a la que le pide que la ayude a hacer una nueva vida lejos de todos los que le hicieron daño.

Consuelo no hace más que hablar mal de María René y Magdalena ante Ana Flávia, Agustín y Gloria. Georgina le pide que no continúe pues ella también guarda secretos muy oscuros. Consuelo asegura que eso es imposible y Georgina asegura saber, delante de todos, que Consuelo jamás amó a Erasmo, si no a un hombre de Dios. Consuelo la abofetea y le exige que calle, pues no tiene fundamentos para decir lo que ha dicho. Georgina muestra la fotografía del padre benjamín que Consuelo ha guardado celosamente durante muchos años.

En la capital, Maria René, Benjamín e Isabel llegan a la casa de Paz, hermana del sacerdote. La casa es una mansión sin igual, antigua y llena de lujos. Paz les da una bienvenida cordial y les asigna sus habitaciones. Aprovecha para hablar con Benjamín, quien le pide que cuide muy bien de Maria René pues hay lazos que la unen fuertemente a ellos.

Tras la partida de Maria René, Ana Flávia comienza a lidiar su casamiento. Gloria le pide a su hija que diga la verdad sobre su supuesto embarazo o de lo contrario ella lo hará. Ana Flávia le exige a su madre que no se convierta en su enemiga o saldrá perdiendo.

Paz les muestra a María René e Isabel la casa. Les asegura que se llevarán muy bien con sus hijos, los cuales son algo locos pero muy buenos.

Juan le dice a Luis Fernando que Isabel se ha ido a la capital con Maria René, pero que no sabe exactamente a donde. Entonces Luis Fernando, aun en contra de Consuelo, decide irse a la capital a buscar a la mujer que ama.

Sebastián y Natalia, los hijos de Paz, le dan una gran bienvenida a María René, a la que le prometen que se lo pasará muy bien con ellos, incluso se lo dicen a Isabel, quien después le dice a Maria René que en la capital las dos cambiarán sus vidas, pues Paz se ha ofrecido a convertir a Maria René en una hermosa muchacha de sociedad.

Consuelo busca a Benjamín para que le diga en donde está Maria René y así ella encuentre a su hijo. Benjamín le asegura a la mujer que su castigo será perder lo que más ama: su hijo.

Luis Fernando y Juan se instalan en la que fuera casa de Luis Fernando por mucho tiempo. Ambos creen que en algún lugar de la ciudad deben estar María René e Isabel.

Ana Flávia pega el grito en el cielo en cuanto Consuelo le dice que Luis Fernando se ha marchado a la capital a buscar a la bastarda.

TRES MESES DESPUES: Luis Fernando y Juan están cansados de buscar sin lograr absolutamente nada. Juan decide regresar al pueblo, derrotado. Luis Fernando entonces se encuentra con su amigo Julio Montesinos, al que le pide que lo ayude.

Isabel se entera de que Delia está gravemente enferma gracias al padre Benjamín, por lo que decide que regresará al pueblo.

Paz ha sabido preparar muy bien a Maria René, quien ha hecho excelente amistad con Natalia y Sebastián a pesar de que a Paz eso no le gusta mucho, pues teme a que Maria René en el fondo jamás deje de ser una pueblerina salvaje.

Consuelo y Ana Flávia se encuentran desesperadas pues no saben nada de Luis Fernando. Ambas temen que haya encontrado a María René y ahora esté casado con ella.

Isabel y Juan se encuentran en la estación de tren. Ambos se emocionan al verse. Juan le pide que le diga en donde está María René pero Isabel se niega pues asegura que Luis Fernando no puede encontrar a su amiga.

En un bar Luis Fernando y Julio se encuentran con dos amigas de éste: Liliana y ¡Natalia! Quien al conocer a Luis Fernando queda encantada y después le asegura a Liliana que ha conocido al hombre de su vida.

Pasa el tiempo y Maria René comienza a cambiar con ayuda de Paz y Natalia, aceptando las invitaciones de Sebastián, quien la inscribe en una escuela de ballet, encariñándose día a día con ella.

Ana Flávia mira un álbum de fotos en el que aparece Julio, por lo que cree que Luis Fernando está con él. Empaca sus maletas dispuesta a ir en busca de su hombre. Gloria le exige que no cometa una locura pero Ana Flávia está dispuesta.

Maria René habla con Paz sobre lo que fue su vida en la hacienda. Paz le propone que busque a un hombre de buena posición, joven, que la ame demasiado y quiera casarse con ella pero María René ya no cree en el amor.

Isabel llega a casa y se sorprende al saber que Delia está enferma de cáncer. Agustín abraza a su hijo, al que asegura que si Delia se muere, su vida se terminará.

Liliana interroga a Luis Fernando, afirmándole que Natalia se ha interesado en él. Natalia no lo niega, mas Julio les dice que Luis Fernando está en la capital buscando a la mujer que ama, su futura esposa.

Georgina visita a Benjamín, al que le dice saber la verdad y no estar de acuerdo en que María René no la sepa, por lo que está dispuesta a hablar. Benjamín le pide que le de tiempo.

Natalia le cuenta a Maria René que ha conocido a un hombre encantador que la ha seducido, a pesar de estar interesado en otra mujer. Ambas comienzas sus clases de Ballet, y Maria René descubre que es muy buena para ello.

Sebastián le confiesa a Paz estar enamorado de Maria René y la mujer le aconseja que se olvide de esos pensamientos, puesto que él y Maria René no son iguales, a demás de ser un amor prohibido. Sebastián pregunta el porqué pero Paz no se lo dice.

Ana Flávia busca a Julio y Luis Fernando sin poder encontrarlos. Se topa con Liliana, quien le dice que los muchachos se encuentran ocupados buscando a una tal Maria René. Ana Flávia se alegra: si ella encuentra antes a María René, podría eliminarla definitivamente.

Consuelo sufre por la ausencia de su hijo. Gloria le pide que recapacite y acepte a Maria René pero Consuelo se niega asegurando que esa bastarda pagará tarde o temprano todo el mal que le ha hecho.

Sebastián y Maria René salen a un café y allí se encuentran con Ana Flávia, quien se burla de Maria René al verla tan cambiada. Maria René la abofetea exigiéndole que regrese al pueblo al que pertenece, al lado de Luis Fernando. Ana Flávia le dice a Maria René que, en efecto, ella y Luis Fernando se han casado y son muy felices. Ana Flávia se marcha y Maria René llora. Sebastián la abraza y la besa apasionadamente. Maria René le corresponde y entonces él le confiesa amarla.

Paz le cuenta a Natalia que María René es un misterio, pues Benjamín se la ha encargado como si fuese su propia hija. Natalia se pregunta si en efecto maría René es hija del padre Benjamín. Paz no puede concebir esa idea y prefiere olvidar el asunto, pero la verdad es que le intriga saber la verdad.

Natalia visita a Julio pero encuentra solo a Luis Fernando, quien se ha terminado de bañar.  Se le insinúa y Luis Fernando le corresponde, pues la muchacha le recuerda a Maria René, cosa que le hace saber a Natalia, a quien no le importa, pues cree que con el tiempo ella hará que Luis Fernando se olvide de esa otra mujer. Al acabar, Natalia debe despedirse y lo hace cariñosamente, por lo que al ser descubierta por Ana Flávia, esta le arma un escándalo. Luis Fernando lamenta que Ana Flávia lo haya descubierto y Natalia la pone en su lugar con un par de bofetadas, asegurándole ser una vulgar sin dignidad. Natalia se marcha y Ana Flávia se porta cariñosa con Luis Fernando, quien le asegura que no la quiere ver.

Consuelo visita la iglesia para atormentar al padre Benjamín, quien le pide que le de paz a su alma y se arrepienta de lo que ha hecho. Consuela jura que nadie sabe si Maria René sea hija de Benjamín o Erasmo, pues Magdalena se revolcaba con los dos. Benjamín reacciona y decide hacerse estudios de sangre para saber la verdad.

Natalia le cuenta a Maria René que se ha enamorado de un hombre hermoso y singlar, aunque teme que sea un mujeriego, pues una mujer le armó un escándalo. Eso le recuerda a María René su relación con Luis Fernando y Ana Flávia. Natalia le pide a Maria René que la acompañe a un bar y esta acepta, por lo que ambas deciden arreglarse para salir esa noche. Sebastián decide unírseles.

Benjamín llama a Paz para saber como están las cosas. Paz asegura que Maria René se ha adaptado y estudia ballet, por lo que Benjamín se siente mejor. Le informa a su hermana que muy pronto la visitará para contarle una verdad que les cambiará la vida.

Delia se debate entre la vida y la muerte, causándoles gran dolor a Isabel y Agustín, quienes se han resignado a que la perderán.

Maria René y Natalia llegan a la discoteca, en donde se encuentran Julio y Luis Fernando, quien es espiado por Ana Flávia. Al ver a Maria René, Luis Fernando se sorprende por su cambio y le pide que hablen. Natalia se sorprende al saber que es Maria René la mujer a la que Luis Fernando ama. María René habla con el muchacho y son sorprendidos por Ana Flávia, quien arma un escándalo, asegurando que Luis Fernando es suyo. Natalia la controla con un nuevo par de cachetadas, pero eso no soluciona nada. Maria René está convencida de que Luis Fernando está casado con Ana Flávia, por lo que sale de la discoteca de la mano de Sebastián, de quien acepta ser novia esa misma noche.

A solas en la oscuridad de su casa, Consuelo escucha ruidos y sale a vigilar que nadie se haya metido a su hacienda. Escucha la voz de Erasmo, quien la atormenta con reclamos por todo el mal que ha hecho a María René.

Tempranamente, en el desayuno, Sebastián le dice a Paz que Maria René es su novia. Maria René se disculpa y le dice a Sebastián que no es posible que sean novios, pues en el fondo ella sigue enamorada de Luis Fernando.

Ana Flávia le pide a Julio que la ayude a deshacerse de Maria René pero Julio no acepta. Ana Flávia se pone histérica y forcejea con él, logrando que este caiga desde su apartamento al vacío, causándole la muerte.

DICIEMBRE 2008. Georgina se despide de Consuelo, dispuesta a abandonar la hacienda. Consuelo la tacha de malagradecida y la hecha. Gloria llega y le aconseja a Consuelo que se calme o de lo contrario terminará quedándose completamente sola. Consuelo asegura a su amiga que Erasmo está vivo.

Luis Fernando se presenta en casa de paz para hablar con María René, a la que le explica lo que ha sucedido, asegurándole que lleva muchos meses buscándola. María René no sabe si creer en él pero en cuanto Luis Fernando la besa, su corazón se apodera de toda ella y le corresponde. Ambos juran que nunca se han dejado de amar. Son vistos, desde lo lejos, por Natalia y Sebastián.

Delia le pide a Isabel que haga su vida al lado de Juan, el cuál es muy bueno; también pide a Agustín que busque una mujer que lo ame como ella, porque se lo merece. Delia muere en el hospital, causando un grave dolor a los que deja.

Luis Fernando descubre que Julio ha muerto y llama a Natalia y Liliana para informarles lo que ha sucedió. Ambas acuden al departamento, acompañadas de Maria René. Todo indica que se trató de un asalto pues faltan muchas cosas en el departamento. Al salir, Con su automóvil, Ana Flávia intenta atropellar a Maria René pero es a Natalia a quien arrolla, huyendo.

Consuelo sigue escuchando la voz de Erasmo y asegura que debe terminar con Maria René, pues solamente así podrá morir tranquila. Recibe la visita de Agustín, quien le dice que a pesar de todo tendrá que aceptar que Luis Fernando y Maria René nacieron el uno para el otro.

El padre Benjamín descubre que, en efecto, Maria René no es su hija, por lo que le cuenta a Paz toda la verdad. Paz cree que de todas formas deben ayudar a Maria René. Reciben la llamada que les informa que Natalia se encuentra en el hospital por lo que acuden a ella. Natalia allí le confiesa a Maria René estar enamorada de Luis Fernando.

Tanto Luis Fernando como Sebastián se encuentran enojados por lo que Ana Flávia ha hecho. Sebastián considera que deben levantar una denuncia. Es entonces que Luis Fernando sospecha que Ana Flávia haya sido la culpable de la muerte de Julio. Acuden los dos al ministerio público.

Ana Flávia se siente acorralada pues en un día ha cometido dos crímenes y cree que la buscará la policía, por lo que considera que quizás lo mejor es volver al pueblo y pedirle ayuda a Consuelo. Al llegar a casa, se muestra nerviosa y Gloria le pregunta que le sucede. Ana Flávia actúa histéricamente asegurando que odia a todos por haberle hecho daño.

Natalia se encuentra bien y regresa a casa. Allí, le pide a Maria René que la perdone y que regrese con Luis Fernando, pero Maria René se niega, puesto que cree que jamás será feliz al lado de él. Sebastián la apoya y le asegura que él siempre la estará esperando, pues tiene fe en que algún día le corresponderá. Maria Fernanda los abraza a los dos. El padre Benjamín le pide que hablen en privado y le explica todas las mentiras que han rodeado su vida. Maria Fernanda se impacta al saber que el padre Benjamín podría ser su padre mas éste le asegura que todo eso ha sido una calumnia de Consuelo. Maria René entonces se intriga y pide que le digan quién es su padre. Paz le asegura que no lo saben pero que lo investigarán, pues en el pueblo de Magdalena hay un hombre que sabe mucho sobre la madre de María René y él les puede dar información.

Luis Fernando es aconsejado por Liliana para que luche por María René si tanto la ama. Luis Fernando asegura que así lo hará, pero con el tiempo, puesto que María René no quiere saber absolutamente nada de él. Luis Fernando decide regresar a la hacienda y se sorprende al encontrar a su madre en un estado muy delicado: Consuelo sigue asegurando que Erasmo no está muerto y que desea asesinarla, pero que antes debe acabar con Maria René.

Maria René se despide de Paz, Sebastián y Natalia, pues regresará al pueblo a buscar la verdad de sus orígenes. Al marcharse, Sebastián siente una gran tristeza. Paz trata de alentarlo pero él insiste en que Maria René no merece a alguien como Luis Fernando, quien la ha engañado hasta con Natalia.

Ana Flávia se encuentra cara a cara con Luis Fernando, quien le asegura que si no se marcha del pueblo en unas horas, entonces dará parte a las autoridades para que la encierren por asesinar a Julio e intentar matar a Natalia. Ana Flávia solo lamenta que haya sido Natalia y no María René la que sufriera el percance.

Isabel se alegra de tener a Maria René de regreso en el pueblo. Maria René sale a dar un paseo con su amiga y se topa con Luis Fernando, quien le pide que hablen.  Lo hacen, y Maria René, con lágrimas, acepta que jamás lo ha olvidado. Ambos se besan, espiados por Ana Flávia. Luis Fernando le pide a Maria René que regresen y ella acepta. Isabel se alegra por Maria René, sin embargo se entristece al confesar que entre ella y Juan ya casi no existe nada desde la muerte de Delia.

El padre Benjamín habla con Agustín, quien asegura saber la verdad. Benjamín no se sorprende al saber que María René, en efecto, es hija de Erasmo y de Magdalena, por lo que Maria René y Luis Fernando ¡son hermanos en realidad! Por lo que acude a visitar a Consuelo para reclamarle la infamia que inventó. Consuelo se burla del sacerdote, asegurándole que ella siempre ha sabido manejar a las personas a su antojo, incluso a su marido y a su hijo. Asegura que es porque Luis Fernando y Maria René son hermanos a que ella se opuso a esa absurda relación. Luis Fernando lo escucha todo y le pide al padre que le diga si en verdad él y María René son hermanos. Con lamento el padre Benjamín le dice que sí, que todo lo que Consuelo le había dicho, es cierto. Luis Fernando entonces decide que se irá muy lejos para poder olvidar a Maria René.

Ana Flávia sufre de celos y cree que si no puede contra Maria René, entonces intentará algo más siniestro: Acabar con Luis Fernando. Gloria le jura que sí intenta hacer otra locura más, lo lamentará. Ana Flávia le cuenta a su mamá que ella mató a Julio y que intentó matar a Maria René.

Maria René visita la hacienda y se enfrenta con Consuelo, a quien le dice que está dispuesta a pelear por lo que es suyo. Consuelo la vuelve a llamar bastarda y entonces Maria René explota. Es interrumpida por Luis Fernando, quien con llanto le confiesa que lo que dice Consuelo es verdad: Ambos son hijos de Erasmo Montemayor.

Tobías vuelve a hablar con Benjamín, a quien le dice que antes de morir, Consuelo estuvo en casa de Magdalena, con la cuál estuvo hablando cosas muy extrañas.

Ante un nuevo sufrimiento, Maria René decide que ahora si se marchará definitivamente del pueblo, por lo que llama a Paz, a quien le pide asilo. Paz le asegura que ella es recibida en su casa cuantas veces quiera. Isabel decide que acompañará a Maria Fernanda, aunque Juan se oponga.

Juan siente que no ha olvidado a Isabel pero también piensa en la mujer que ha estado conociendo en sus visitas a la capital y que tanto lo atrae.

Agustín se presenta en la hacienda para hablar con Luis Fernando, a quien le asegura que Maria René en efecto es hija de Erasmo, pero que hay otro secreto que debe saber. Consuelo se presenta y le pide a Agustín que se marche de su casa y deje de llenarle la cabeza de ideas a su hijo. Agustín insiste en hablar y entonces Consuelo lo amenaza con un rifle, asegurándole que si no se marcha, tirará del gatillo. Agustín termina por marcharse y entonces Consuelo le asegura a su hijo que Agustín siempre fue un alcahuete de Erasmo y Magdalena.

Maria René llega a casa  de Paz y Sebastián se alegra de volver a verla, lo mismo que Natalia, quien asegura que está conociendo a un chico que la está enamorando perdidamente.

Agustín habla con Georgina, a quien le entrega una carta muy poderosa. Georgina promete guardarla bajo secreto.

Gloria y Ana Flávia visitan a Consuelo, quien les confiesa que Maria René es hija de Erasmo en realidad y que por eso la nombró su heredera universal. Ana Flávia se alegra, pues al ser Luis Fernando y Maria René hermanos, ella tiene el camino libre. Consuelo les dice que Agustín desea lograr que Maria René y Luis Fernando sean felices, por lo que Ana Flávia decide que eso no sucederá y promete a Consuelo que juntas lograrán su objetivo.

Sebastián le pide a Maria René que sea su novia y ella acepta.

Consuelo visita a Agustín, al que le ofrece una enorme cantidad de dinero para que no abra la boca referente a lo que sabe sobre Erasmo y Magdalena. Agustín asegura que todos se enterarán de la verdad, pues no puede permitir que María José siga siendo víctima de injusticias.

Ana Flávia se le insinúa nuevamente a Luis Fernando, al que encuentra desnudo en la bañera. Luis Fernando está a punto de besarla pero se contiene y la saca por la fuerza, asegurando que él solo puede sentir asco hacia ella. Ana Flávia le asegura a Luis Fernando, llorosa, que un día se arrepentirá por lo que le ha dicho y todos sus rechazos.

Agustín se encuentra solo en casa  por l anoche y la luz se va. Alguien ha atracado la puerta de entrada e incendiado el lugar, por lo que el hombre muere calcinado.

Consuelo se postra de rodillas ante las puertas de la iglesia y le pide perdón a Dios por lo que ha hecho, mas asegura que de no haber hecho justicia en su nombre, entonces el diablo podría haber hecho de las suyas. Erasmo se aparece ante Consuelo, asegurándole que la verdad se sabrá tarde o temprano.

Al enterarse de que Maria René se ha marchado para siempre del pueblo, Luis Fernando se hunde en una gran depresión.

UN AÑO DESPUES:

Maria René es toda una bailarina profesional y dedicada. Se siente dichosa al lado de Sebastián, quien la besa, apasionado. Él le propone que tras un año de relación se casen pero ella no está muy segura, por lo que consulta a Natalia e Isabel, quienes la alientan para darle el sí a Sebastián, quien se emociona al saber que María René ha decidido ser su esposa.

Paz habla con Benjamín y le hace saber que ella no cree que Maria René se haya olvidado de Luis Fernando completamente. Benjamín le pide a su hermana que confíe en Maria René pero Paz asegura que ella solo puede velar por sus hijos en situaciones como esa.

La policía sigue en busca de Ana Flávia y ante los arranques de ésta, Gloria cree que debe tomar cartas en el asunto. Ana Flávia enfrenta a su madre, a la que cachetea y asegura que si la hecha de cabeza, también la matará. Gloria cree que su hija debe pagar por lo que ha hecho, por lo que está dispuesta a entregarla, en secreto.

Natalia recibe a un hombre en casa ¡es Juan! Ambos se besan apasionadamente y son descubiertos por Isabel, quien se sorprende ante lo que ve. Al marcharse por un  momento Natalia, Isabel decide hablar con Juan, al que le pregunta que hace en la capital. Juan, ante su nerviosismo, le dice que ha ido a buscarla a ella. Entonces, al percatarse de que Natalia se acerca, Isabel lo besa, causándole una terrible desilusión a Natalia, quien los corre de su casa. Isabel le asegura a Natalia que Juan fue primero de ella y que no piensa perderlo. Natalia confiesa que Isabel siempre tuvo facha de zorra, por lo que no le sorprende lo que ha sucedido. Juan trata de dar una explicación a Natalia, quien le exige que se marche junto con Isabel, a la cuál no deja sacar ni su ropa de la casa. Son sorprendidas por Maria René, quien se confunde con el alboroto. Pide a Natalia que al menos deje que Isabel se lleve sus cosas. Natalia accede y habla con Maria René, quien no sabia de los amoríos de Natalia con el prometido de Isabel.

Luis Fernando es visitado por Georgina, quien le entrega la carta que Agustín escribió, asegurando que en ella se encuentra una verdad que le cambiará la vida. Consuelo los sorprende y le quita a Luis Fernando la carta, corriendo a Georgina de su casa. Luis Fernando le pide a su madre que le entregue la carta pero Consuelo la quema.

Juan e Isabel regresan al pueblo. Juan recuerda la muerte de su padre y entre las cosas que pudieron salvarse encuentra una memoria, la cuál prueba en su computadora. Se lleva una gran sorpresa al leer lo que la memoria contiene.

Ana Flávia es sorprendida por la policía y es procesada por homicidio e intento de homicidio. Gloria sufre demasiado por lo que ha hecho mas cree que es lo mejor para su hija y la sociedad.

Maria René se alista para su boda con Sebastián, quien asegura a Paz ser el hombre más feliz del mundo por casarse con una mujer como Maria René. Paz se siente feliz por su hijo.

Consuelo visita a Ana Flávia en la cárcel. Ana Flávia le pide ayuda pero Consuelo se niega a dársela y solamente se burla de ella, asegurándole que muchas veces le advirtió que se cuidara y no jugara con fuego. Ana Flávia maldice a Consuelo, a la que llama loca. Consuelo solo se burla de su cómplice.

Juan e Isabel buscan a Luis Fernando, al que le dicen que si ama a Maria René debe ir a impedir la boda de ésta con Sebastián. Luis Fernando, hundido en depresión, no quiere hacer absolutamente nada. Juan le entrega la memoria que encontró, donde Agustín confiesa que él no es hijo de Erasmo, si no solamente de Consuelo. Luis Fernando no puede creer lo que le han dicho y entonces decide enfrentar a su madre, a la que le exige que le diga la verdad. Consuelo asegura que todo eso es falso, y que tanto él como Maria René son hermanos. Entonces aparecen el padre Benjamín y Tobías, quien asegura que fue Consuelo la responsable de la desgracia de Magdalena, así como de su muerte, y confiesa también haber escuchado decir a Consuelo que su hijo no era de Erasmo Montemayor, si no el resultado de un amorío que tuvo con otro hombre. Consuelo se siente acorralada y corre a todos de su casa, recordando como también incendió la choza en la que Magdalena y su hija Vivian.

Maria René piensa en Luis Fernando, en todo lo que sintió por él en el pasado y todo el sufrimiento que tuvo que padecer por amarlo. Paz la interrumpe y le pide que sea sincera consigo misma y que no engañe a Sebastián, pues Paz sabe que ella ama a Luis Fernando a pesar de que éste sea su hermano.

Sebastián se siente feliz, pero su hermana, Natalia, le hace ver que lo que Maria René está haciendo es un sacrificio para hacerlo feliz a él y así olvidar completamente a Luis Fernando. Sebastián llora, asegurando que solo María René puede llenarlo de felicidad.

Luis Fernando se presenta ante Maria René, a la que le pide que no se case con Sebastián, confesándole que no son hermanos, pues se ha descubierto que él no es hijo de Erasmo. Aun así, Maria René está decidida a casarse con Sebastián.

Gloria visita a Ana Flávia en la cárcel y le cuenta sobre el origen de Luis Fernando. Ana Flávia sufre, pues eso para ella significa que la bastarda aun tiene una oportunidad.

Luis Fernando se siente completamente derrotado por lo que le cuenta a Juan sobre sus planes para irse al extranjero, pues tampoco desea volver al lado de su madre.

Consuelo sufre en su hacienda, sola, pensando en que Maria René le arrebatará para siempre a su hijo.

Luis Fernando llega al aeropuerto y antes de abordar el avión es sorprendido por Sebastián, quien le pide que hablen, que lo escuche.

UN MES DESPUES:

Maria René se siente nerviosa por su boda, sin embargo luce hermosa en vestido de novia. María René se pregunta qué será de Luis Fernando, al que no ha dejado de amar. Isabel y Natalia la sorprenden, asegurándole que ha llegado el momento de ir a la iglesia.

Georgina visita a Consuelo y le pide que se arrepienta y trate de enmendar su vida. Consuelo asegura que sin su hijo la vida no tiene sentido y que ni matar a Magdalena, Erasmo y Agustín tuvo sentido. Georgina se sorprende ante la confesión de Consuelo, quien ya ha enloquecido por completo. Georgina acude a las autoridades para informar sobre lo que ha escuchado.

Al llegar a la iglesia, Maria René se sorprende al encontrar en el altar a Luis Fernando. Sebastián le asegura que al lado de luis Fernando será muy feliz. Ambos se casan y sellan su amor con un fuerte beso.

El padre Benjamín informa a Consuelo que Luis Fernando y Maria René se han matrimoniado y que ahora no existe nada ni nadie que los separe. Al marcharse el sacerdote y escuchar los ruidos de las sirenas, Consuelo ve por ultima vez a Erasmo, quien le asegura que su hora ha llegado. Consuelo destruye todo lo que está a su paso y se encierra en casa. La policía le exige que abra pero ella se niega y se prende fuego, maldiciendo a María René y Magdalena por haberle destruido la vida.

En una remota playa, María René y Luis Fernando gozan de un viaje en crucero. Luis Fernando recibe una llamada que le informa que su madre ha muerto. Lamenta la noticia y acude a los brazos de María René, a la que besa apasionadamente.



fIN